"Es una decisión política irreversible", subrayó el canciller Carlos Holmes Trujillo.