En torno a un centenar de personas se concentró en el céntrico Obelisco de la capital.