A pocos días de haber pasado por tribunales sin decir una palabra, la exmandataria argentina se desahogó con una carta donde dijo no responder a "remiseros arrepentidos".