El pequeño de dos años cayó en un pozo de Totalán, Málaga, y su cuerpo fue rescatado sin vida tras trece días de búsqueda.