Así dio cuenta un estudio difundido por la revista médica británica The Lancet