Hay al menos 13 fallecidos, además de casas desplomadas y árboles caídos en la zona del noroeste de Florida. El gobernador pidió a Trump una declaración de desastre mayor.