En agosto de 2017 el Mercosur suspendió a Venezuela por considerar que en ese país hubo una "ruptura del orden democrático" por parte del Gobierno de Nicolás Maduro.