Para el Tribunal Regional Federal de la Primera Región, que ordenó el fin del bloqueo, "cerrar la frontera significa no reconocer al inmigrante como igual al brasileño".