La explosión ocurrió en una planta siderúrgica del municipio de Ipatinga, en el estado de Minas Gerais.