El británico Paul Kenyon quería llevar a su nieto de vacaciones a Orlando, pero se equivocó al rellenar una solicitud de la visa. Esto disparó las alarmas en la embajada de Estados Unidos en Inglaterra.