Los artistas Kehinde Wiley y Amy Sherald fueron los encargados de realizar el retrato del expresidente y la exprimera dama.