El complejo petrolero más grande del mundo, ubicado en Arabia Saudita, fue atacado con drones el sábado en la madrugada.