Pese al anuncio de la Fiscalía, el fundador de Wikileaks aseguró que su "nombre se difamó" mientras sus hijos "crecían" y el estaba privado de su libertad