Desde el comienzo del año 2017 más de cien prisioneros perdieron la vida en centros penitenciaros de Brasil