Una serie de explosiones coordinadas dejó un saldo de más de un centenar de muertos en Iglesias y hoteles de lujo del país asiático.