Sometieron a los trabajadores y público que realizaba trámites; además, se llevaron el dinero de la "renta consular".