"Todo proceso de integración económica y comercial en algún momento lleva a reflexionar sobre las condiciones para tener una moneda común", afirmó el canciller argentino, Jorge Faurie.