Argentina se encuentra en recesión desde 2018 y la fragilidad de su economía no solo amenaza al actual gobierno de Macri sino también al que le siga.