La pantalla del iPhone X abarca prácticamente toda la superficie frontal del móvil, ya que renuncia al tradicional botón de inicio.