Es para combatir los incendios en la Amazonía y por la presión de los dirigentes del G7 y de convocatorias a manifestaciones contra su gobierno dentro y fuera de Brasil.