Los últimos boletines del Centro Nacional de Huracanes han producido alivio a los habitantes del sureste de la península floridana, la zona más poblada del estado.