Otra explosión tuvo lugar en el acceso a la sede de la Agencia de Inteligencia y Seguridad somalí (NISA) con la intención de impedir que las fuerzas gubernamentales acudieran al palacio presidencial.