La nueva investigación contra el presidente de Brasil es por un decreto que habría favorecido negocios portuarios de una firma privada.