El dress code de la fiesta desafiaba la expresión personal, rompiendo con los típicos atuendos blancos y mostrando las verdaderas personalidades de los asistentes de la forma más auténtica y fiel posible.