Swift quiere que el juicio sirva "de ejemplo a otras mujeres que pueden resistirse a revivir públicamente actos igual de humillantes e indignantes".