El excantante de Márama realizó una demanda laboral contra el líder de Rombai por US$ 1,5 millones.