Se estima que el ladrón se llevó un botín de dos millones de euros.