Riccetto dijo, entre lágrimas, que llevaba mucho tiempo pensando esta decisión y que aún no se imagina cómo será cuando deje los escenarios.