En una economía paralizada, llevar "Los Miserables" a Caracas ha sido "un acto de rebeldía", dice la productora Claudia Salazar.