La consigna fue vestir atuendos eclesiales. Rihanna y Sarah Jessica Parker vistieron algunos de los atuendos más llamativos.