La propuesta es muy divertida, llena de colores y brillantes, que recrean el sabor del Caribe anglófono de donde salió el calipso.