Kim Kardashian demostró que no le importan las crítica y mostró orgullosa sus exuberantes curvas en una playa de Malibú.