El periodista argentino está en una clínica de Palermo por complicaciones en la presión arterial