Los herederos del  cantante señalaron que él nunca dio permiso para que su música sea utilizada en mítines políticos.