Fernando Burlando argumentó que no hubo una "categórica negativa" de parte de la actriz, que tenía 16 años cuando ocurrió el hecho que denunció.