El artista se subió al escenario con Castle on the Hill, entre gritos y aplausos.