El actor norteamericano volvió a demostrar su rechazo a las decisiones del presidente de Estados  Unidos.