El actor confesó que la enfermedad que padece "nunca lo detuvo" para seguir adelante.