Río de Janeiro movilizará a unas 6 millones de personas en las calles y recibirá un millón y medio de turistas extranjeros que generarán un movimiento de 1.080 millones de dólares en la economía carioca.