Fiel a su estilo, la actriz sostuvo que no pedirá disculpas y bromeó por su baile en el caño