Unas cien intelectuales lanzaron un manifiesto donde critican la campaña contra el abuso sexual del movimiento feminista.