La cantante estadounidense está luchando contra el estrés postraumáticodesde hace 2 años, cuando un terrorista suicida perpetró un atentado durante su concierto en Mánchester.