La crisis política que atraviesa el gobierno de Michel Temer generó abruptos cambios financieros en la región.