Mientras se desarrollaba el encuentro, Steve Karr se fue y le dejó la pizarra a los jugadores de la NBA.