Ibrahimovic, de 35 años, sufrió, en la recta final de la pasada campaña, una rotura del ligamento cruzado de la pierna que lo tiene alejado de los terrenos de juego durante seis meses, aproximadamente.