La pequeña tiene siete años y saltó a la cancha con el jugador francés en el encuentro con Croacia en la final del Mundial.