Beppe Marotta, CEO del Inter, había señalado que la negociación estaba "muy avanzada".