Se retiró entre lágrimas del partido más importante de su carrera.