La indignación se generó principalmente porque ambos futbolistas son afrodescendientes y se considera que el político del Partido Social Liberal tiene una ideología contraria de esta comunidad.