El club afirma que este cambio de escenario provoca una "desnaturalización de la competencia".